06 junio 2006

MARIHUANA: ¿Legalización?

Como vemos, el debate está abierto...opiniones para todos los gustos sabiendo que unos tres millones de europeos fuman cannabis cada día y las demandas de tratamiento siguen aumentando en la (UE), según el informe anual del Observatorio Europeo de las Drogas y Toxicomanías OEDT publicado este jueves en Bruselas. Un nuevo estudio, publicado en la última edición del Journal of Inmunology, sugiere que, al contrario de lo que esgrimen los defensores de la marihuana, el efecto cancerígeno de esta sustancia es mayor que el del tabaco.
Según explican los autores de la investigación (de la Universidad de California en Los Angeles, EEUU), el principio activo de la marihuana, el tetrahidrocannabinol (THC), inhibe la respuesta antitumoral del sistema inmune. Para llegar a esta conclusión, los científicos inyectaron células cancerosas de pulmón o
THC en ratones con el sistema inmune en perfecto estado. Los roedores tratados de cualquiera de las dos formas desarrollaron cáncer. «Lo que ya sabíamos acerca de la marihuana, más los nuevos hallazgos de nuestro estudio, sugiere que el consumo regular de esta sustancia puede incrementar el riesgo de cáncer de las vías respiratorias», dijo a la CNN estadounidense el princial autor del estudio, el doctor Steven M. Dubinett.
De acuerdo con el Instituto Nacional de Abuso de Drogas (EEUU), ésta es la primera vez que se refiere un aumento del riesgo de cáncer por el consumo de marihuana.
Fumar marihuana también tiene 'efectos' a largo plazo. Un estudio que publica el último
Journal of the American Medical Association' (JAMA) ha detectado que, a medida que aumenta el tiempo de consumo de esta droga, se incrementan también los daños cognitivos: 'falla' la memoria y la capacidad de atención.
Los autores han llegado a estas conclusiones tras observar a 51 personas que habían fumado cannabis durante una media de 24 años, a 51 consumidores 'recientes' –una media de diez años– y a 33 personas que no se drogaban (grupo control). Los participantes se sometieron a nueve pruebas neuropsicológicas estándar para evaluar sus funciones cognitivas. Los 'test' se realizaron después de una media de 17 horas de abstinencia y antes de que los adictos iniciasen un programa para tratar su dependencia. De este modo, los autores constaron que las personas del primer colectivo hacían las pruebas de memoria y atención «significativamente peor» que los otros participantes. Por ejemplo, estos adictos recordaban menos palabras que los demás. Aunque los resultados de estas tareas eran similares entre los consumidores 'recientes' y los que no fumaban marihuana, los autores han detectado que los adictos de ambos colectivos –los que habían consumido la droga durante una media de 24 años y los que lo habían hecho durante una década– obtenían resultados pobres en los tiempos de realización de las tareas de cálculo, en comparación con el grupo control. Sin embargo, el editorial que acompaña a este trabajo señala que es preciso evaluar estos datos cuidadosamente, ya que otros estudios no han hallado diferencias significativas entre las capacidades cognitivas de los consumidores de marihuana y los que no eran adictos.

En la parte contraria del debate, investigadores de la
Universidad de Arkansas y del Central Arkansas Veterans Hospital System han estudiado el efecto de 5 mg de THC oral junto con 25 mg de proclorperacina rectal para las nauseas y los vómitos en mujeres que habían padecido una intervención quirúrgica de mama con anestesia general. La presencia de las nauseas descendió del 59 al 15 por ciento y la de los vómitos del 29 al 3, comparado con los pacientes no tratados.
Según otro estudio clínico publicado en marzo de 2006, tanto un extracto de cannabis como el THC aislado, produjeron una reducción significativa de la incontinencia comparado con el placebo. El estudio formaba parte de un ensayo multicéntrico con cannabinoides en 630 pacientes con esclerosis múltiple (el conocido como
estudio CAMS) llevado a cabo en el Reino Unido, y cuyos principales resultados ya fueron publicado en 2004.
Una revisión publicada en el último número de la revista
Drug Court Review ,comentaba: "es raro que los fumadores ocasionales de marihuana den positivo para los cannabinoides en orina más allá de siete días, utilizando mediciones estándar de las concentraciones. Se pensaba que los consumidores crónicos, tras dejar de fumar, dejaban de dar positivo a los 21 días, incluso con concentraciones de 20 ng/ml de cannabinoide". Pero si en las muestras tomadas de prueba utilizamos concentraciones de 50 ng/ml, el periodo de detección no sobrepasaría los diez días en consumidores habituales y entre 3-4 días en usuarios ocasionales.

a little garden in marocco (video)

1 comentario:

  1. Vaya peazo de cogollos. En ese jardín si k es fácil perderse en la misma tierrA. Pos eso, que amnistía para María ya y a fumar, a fumar, que la vida se va a acabar. JAJAJAJAJa!!!!!

    ResponderEliminar